25 COSAS QUE HACER EN MILAN

Cosmopolita, industrial y fashionista, Milán es un lugar al que siempre volveríamos. A pesar de que muchos la sacan de su top five italiano, nadie puede negar que es una de las más reconocidas del mundo. Más allá de la inmensidad del Duomo y la historia de la ciudad, supimos encontrar su lado B, lleno de alternativas culturales y opciones para todos los gustos. ¡Estuvimos una semana por las calles milanesas y preparamos este post para que no se te escape nada en tu próximo viaje a la capital de la moda!

1.¡Enamorarte del Duomo! El ícono de la ciudad te deja con la boca abierta y es lo primero que corrimos a ver al llegar a la capital de la moda. Tardaron más de 500 años en construirlo y está hecho de mármol de los Alpes. Te recomendamos llegar temprano porque siempre hay largas filas para entrar. Pagando un poco más, se puede subir a su terraza y obtener una de las mejores vistas de la ciudad. ¡No te lo pierdas iluminado de noche!

2. Sacarle una foto al Duomo desde lo alto y ¡gratis! La Rinascente es un centro comercial cinco estrellas desde el que, subiendo hasta el séptimo piso, podrás sacar la mejor toma de una de las catedrales más grandes del mundo. Si estás dispuesta a pagar algunos (cuántos) euros por un trago, subí a la terraza del bar Camparino in Galleria. Tan viejo como famoso, aquí nació el Campari y es otro punto estratégico para obtener una vista panorámica de la Piazza del Duomo.

3. Pasear por la Galleria Vittorio Emanuele II y sentirte Chiara Ferragni por un rato. Es el centro de la moda milanesa y allí se encuentra la primera casa de Prada, fundada en 1913. El edificio es bellísimo, con frescos del siglo XIX y cúpulas de cristal. ¡Si querés volver a Milán no te olvides de girar sobre el toro que se encuentra en el suelo del hall central!

4. Visitar el Castello Sforzesco, la antigua residencia de la familia Sforza, gobernantes de la ciudad durante mucho tiempo. Actualmente, alberga el Museo Egipcio de Milán y el Museo de Arte Antiguo, aunque te recomendamos que recorras el patio central del castillo, imponente y de acceso gratuito.

Processed with VSCO with g4 preset

5. Caminar por el Cuadrilátero de la moda, delimitado por las calles Vía Monte Napoleone, Vía Alessandro Manzoni, Vía della Spiga y Corso Venecia, se considera la zona por excelencia para encontrar las creaciones de los mejores diseñadores italianos. ¡Comprar imposible, pero mirar es gratis!

6. Asombrarte – ¡y asustarte un poco! – con la capilla en el interior de la Iglesia de San Bernardino alle Ossa, decorada con huesos humanos recolectados de un antiguo cementerio romano.

7. Alejarse del ritmo citadino e industrial milanés en el Parco Sempione, el pulmón verde más grande de la ciudad. De fondo vas a poder ver el Arco della Pace, no tan conocido como el de París, pero también construido bajo órdenes de Napoleón.

Processed with VSCO with g4 preset

8. ¡Hacer un Free Walking Tour para tener un panorama general de la ciudad y aprender un poco sobre la historia milanesa! Los guías suelen ser locales y cuentan leyendas y secretos del lugar que solo pocos saben.

9. Sentarse en la Piazza della Scala y ver uno de los teatros de ópera más famosos del mundo: la Scala di Milano.

10. Visitar la Piazza Mercanti en donde nació el término “bancarrota”. A los comerciantes condenados por fraude, se los humillaba en público y eran obligados a romper la banca en la que vendían sus productos.

11. Descubrir cientos de ruinas romanas a lo largo y ancho de toda la ciudad. Las mejores conservadas son las Colonne di San Lorenzo, 16 columnas de mármol que datan del siglo II. Pero prestá atención que hay muchas y algunas fueron utilizadas para construir nuevos edificios. ¡Nosotras encontramos hasta una lápida romana usada como ladrillo!

Processed with VSCO with g4 preset

12. ¡Disfrutar del auténtico aperitivo milanés y sacarle provecho! Como las tapas españolas pero reloaded, comprando algo para tomar (las copas promedian los 5 euros) podés comer todo lo que quieras. Nosotras lo probamos en Ostello Bello, un hostel que también tiene bar, con decoración vintage y gente de todo el mundo. Las opciones para comer eran muchísimas e incluían pastas, finger food y verduras. Otro clásico es el “café al paso”, cortado y bien cremoso,  lo tomamos en la barra del Caffé Napoli.

13. Visitar el Museo Collezione Branca, ubicado en la fábrica donde se producen 8 millones de botellas de Fernet al año. ¡Mientras que la fábrica argentina produce 50 millones sólo para consumo interno! Las visitas guiadas son los lunes, miércoles y viernes y es necesario reservar con anticipación por internet.

14. Caminar por Corso Como, la peatonal más famosa de Milán. Te recomendamos que entres a la tienda conceptual 10 Corso Como, con objetos de diseño, libros, accesorios e indumentaria, también tiene un café rodeado de plantas y una galería de arte: la Galleria Sozzani.

15. Ver el Bosco Verticale, nombrado el rascacielos más bello e innovador del mundo, tiene más de dos mil especies en su fachada.

Processed with VSCO with g4 preset

16. Tomar un Spritz en el barrio de los Navigli. Milán solía ser como Venecia, llena de canales utilizados como rutas fluviales. Hoy en día quedan sólo unos pocos y es la zona más pintoresca para salir a tomar algo. Si vas de día, el Vicolo dei Lavandai te traslada 100 años atrás cuando se usaba como lavadero de ropa.

17. Contemplar La Última Cena de Leonardo Da Vinci en Santa Maria delle Grazie. Nosotras no la pudimos ver porque las entradas estaban agotadas, ¡así que si querés ir reservalas en la web con bastante anticipación!

Processed with VSCO with c9 preset

18. Si querés seguir viendo arte, te recomendamos la Pinacoteca di Brera para descubrir una de las más destacadas colecciones de pintura italiana. Detrás del edificio, se encuentra el Jardín Botánico, un spot tranquilo e ideal para leer un libro o tomar un mate.

19. ¡Probar los panzerotti en Luini y querer comerte mil! Son una especie de empanadas con distintos tipos de rellenos. Abierta desde 1888 y ubicada a pocos metros del Duomo, está panadería es de las más famosas de la ciudad y siempre tiene filas larguísimas, ¡pero no te preocupes, van súper rápido!

20. Perderse por el barrio de Brera, de callecitas empedradas y con aire bohemio, es el barrio elegido por los artistas y está repleto de cafés, anticuarios y galerías de arte.

21. Pasear por la futurista Piazza Gae Aulenti, la parte más moderna de Milán. Al caer la noche comienza un espectáculo de agua, luz y sonido, y se activa el Solar Tree, un sistema de luces led que utiliza la energía solar para iluminar la plaza.

22. ¡Ir a un mercado de food trucks! La agenda milanesa está repleta de eventos como este. Nosotras fuimos a la Lombardia Beer Fest, basada en los distintos tipos de cervezas artesanales de la región en dónde también pudimos probar varios platos típicos del norte de Italia.

Processed with VSCO with g4 preset

23. Ver el Palazzo de la Borsa y la peculiar estatua que tiene en su entrada. Es un “fuck you” de 4.60 mts y, aunque la gente lo llama “El Dedo”, su autor afirma que su nombre es LOVE, acrónimo de Libertà, Odio, Vendetta, Eternità.

24. No te vayas de la cuna de la milanesa sin probar una. La Cotoletta alla Milanese es la especialidad del lugar y ¡hay que comprobar si superan las de mamá!

25. Ver la hermosa Estación Central y de paso hacer una escapa a Como, la ciudad más cercana para visitar el Lago que lleva su mismo nombre. ¡Si estás pensando en ir, acá te contamos que hacer y ver!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s