25 COSAS QUE HACER EN BUDAPEST

A diferencia de otras ciudades, Budapest siempre estuvo en nuestra wish list. Fue el primer lugar de Europa del Este que visitamos y quedamos alucinadas con la historia y la lista interminable de cosas que hay para hacer. Tuvimos la oportunidad de hacer un voluntariado en la Joya del Este, así que pasamos casi un mes recorriendo sus calles, tratando de decir algunas palabras en húngaro y sumando razones para volver una y otra vez. Acá te dejamos 25 cosas que hicimos en una de nuestras ciudades preferidas.

Subir al Bastión de los Pescadores y alucinar con las vistas de la ciudad. El camino cuesta arriba se pone cada vez mejor y al llegar a la cima tendrás la mejor panorámica de Pest. ¡Te recomendamos subir un día despejado y si no hace mucho frío, tampoco te lo pierdas de noche!

Processed with VSCO with g4 preset

Sacar la mejor foto del símbolo de la ciudad: el Parlamento. ¡Desde el Bastión vas a tener un spot digno de la Lonely Planet! Para verlo de cerca, cruzá al otro lado de la ciudad y dejate deslumbrar por su inmensidad. Se lo puede visitar por dentro reservando entradas por internet.

Cruzar el Puente de las Cadenas que une Buda con Pest, el más antiguo de la ciudad y uno de los más hermosos del mundo. ¡Pero no te quedes sólo con éste! La ciudad tiene muchos más como el Puente Margarita y el Puente de la Libertad que también tienen lo suyo.

Recorrer el Barrio Judío, nuestro preferido aunque esconda una historia bastante pesada y oscura. En él se encuentra la Sinagoga de Budapest, la segunda más grande del mundo. Hoy en día, es una zona llena de vida, con los mejores bares de la ciudad y tiendas de objetos de diseño y deco. Te recomendamos Lámpás, en un sótano y con música en vivo.

Tomar la Línea 2 del Tranvía, incluida en la lista de las más bonitas del mundo. Su recorrido se asemeja al que haría un city tour, pasando por algunos de los puntos turísticos de la ciudad y siempre a orillas del Danubio, ¡sólo por 1 euro!

Processed with VSCO with g4 preset

¡Probar el mejor Goulash de la ciudad en Hungarian Hell’s Kitchen! El plato típico de Hungría se sirve en una cazuela hecha de pan y fue, por lejos, de lo mejor que probamos en el viaje – ¡hasta ahora! Si buscas una opción un poco más económica, podés probarlo en Karaván, una feria de street food con muchas opciones gastronómicas y una atmósfera súper canchera.

Tomar algo en un Ruin Bar. Son edificios abandonados que el Estado vendió (a precios bajísimos) a jóvenes que los transformaron en bares modernos y con la decoración más creativa que hayamos visto. ¡Nuestros elegidos: Szimpla y Fogas!

Tomar el Funicular para subir al Castillo de Buda. Se encuentra en la Colina de Buda y alberga varios museos en su interior. ¡Nosotras decidimos no entrar y descansar en los bancos viendo el atardecer!

Disfrutar del ambiente de la Vörösmarty tér. Por la época en la que viajamos, pudimos recorrer el Mercado de Navidad ubicado en esta plaza, que también es el punto de partida de los Free Walking Tour.

Processed with VSCO with g4 preset

Visitar la Basílica de San Esteban, la más grande del país. Su punto más alto tiene 96 metros, al igual que el Parlamento, y no se puede construir ningún edificio que los supere en altura.

¡La Iglesia de Matías nos gustó mucho más! Está ubicada del lado de Buda y, si no querés entrar, sus techos y fachada son tan (o más) lindos que los de su interior.

Subir a la Colina Gellert para ver la Estatua de la Libertad y la Citadella. ¡Budapest nos brinda varios puntos panorámicos pero el más alto de la ciudad es nuestro elegido para ver el atardecer!

Subir al Budapest Eye. Nosotras decidimos no hacerlo aunque parece divertido y más si lo hacés de noche. ¡Si querés sentirte un ratito en Londres, sólo te va a costar 8 euros!

Relajarte en el Balneario Széchenyi, uno de los complejos de agua termales más grandes y antiguos de Europa. Está compuesto por 15 piletas, saunas, salas de masajes y hasta un beer spa. ¡Una de las actividades que más disfrutamos en Budapest! Fuimos en invierno y nadamos en piletas a 37º cuando afuera las temperaturas no llegaban a 0º. Otras opciones son los baños de Gellert y Rudas. Sin dudas, ésta experiencia es un must

Processed with VSCO with g4 preset

Revivir el pasado siniestro de la ciudad en la Terror Haza. Fue sede de los nazis y posteriormente fue el escenario de torturas por parte de la policía soviética durante el comunismo. La visita es un tanto intensa pero personalmente nos gustó. El museo es interactivo e interesante. Hay descuento para estudiantes y audioguía en español.

Dar una vuelta por el Mercado Central. De los más visitados por los turistas, podés encontrar productos locales, frutas, verduras, souvenirs y comer algo en la planta alta.

Caminar por la Isla Margarita y olvidarte por un rato que estás en una ciudad. Rodeada por el Danubio, es una isla artificial repleta de árboles y vegetación, en dónde se respira tranquilidad. Su tamaño es superior al del centro de Budapest y es ideal para hacer un picnic o leer un libro.

Processed with VSCO with g4 preset

Comer un Lángos, la comida rápida de Hungría. Es una especie de torta frita salada, a la que le ponen yogurt agrio y queso. ¡Son gigantes y bastante grasosos así que te recomendamos compartirlo entre dos! También podés probar el Pálinka, el aguardiente típico húngaro. ¡Ojo que tiene más de 50º de graduación alcohólica! Si te animás, te recomendamos pedirlo en The Hive o en Kuplung. ¡Y si no, también podés pedirte una cerveza!

Pasear por la peatonal Váci Utca, es la mejor opción si querés ir de compras. Tampoco te pierdas la Avenida Andrássy, Patrimonio de la Humanidad, está llena de hermosas fachadas y tiendas de lujo.  Algunos la comparan con la Avenida de Mayo en Buenos Aires y hasta fue usada como locación en la película Evita de Alan Parker. ¡Para nosotras no se parecen ni un poco, pero tendrás que sacar tus propias conclusiones!

Visitar el Museo del Holocausto y recordar al más de medio millón de judíos húngaros que murieron durante la ocupación nazi. La entrada es económica y hay descuento para estudiantes. El Monumento a los Zapatos también conmemora a las víctimas. Está ubicado en el punto exacto en donde los judíos eran obligados a descalzarse y, asesinados por la espalda, terminaban cayendo en las agua del Danubio.

Processed with VSCO with g4 preset

¡Disfrutar de la ciudad de noche! Pasear a orillas del Danubio cuando cae el sol es una de las cosas que más nos gustó. Budapest está considerada como una de las ciudades mejor iluminadas del globo y ¡estamos muy de acuerdo!

Ir a la Plaza de los Héroes, dedicada a los siete jefes de las tribus que fundaron el país.  Está ubicada muy cerca del Parque Városliget, que también alberga el Castillo de Vajdahunyad, hecho a imagen y semejanza de uno que se encuentra en Transilvania. ¡A dónde también tendremos que ir para comprobarlo!

Processed with VSCO with g4 preset

Hacer una escapada a Szentendre, un pueblito muy pintoresco que sólo queda a una hora en tren desde Budapest. Es una buena opción para salir del ritmo citadino y pasar el día en un lugar más chiquito y acogedor.

Perderte por las calles del Barrio del Castillo de Buda. De los más carismáticos de la ciudad y lleno de casitas de colores, tiene muchos edificios que están declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Ver la Rueda del Tiempo, un reloj de arena de 5 metros, hecho con partículas de cristal que tardan 365 días en caer de un lado al otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s